top of page
Screenshot 2024-04-01 at 17.12.30.PNG

Ricardo deja atrás Guayaquil y empieza una nueva vida en Ámsterdam que lo precipita a una reflexión sobre la propia idea de la libertad. Se aventura a explorar y a experimentar con sus nuevos escenarios de independencia sexual, asumiéndose por fin agente de un libertinaje sin ataduras en el que se siente reafirmado. Pero su falta de pertenencia le impide construir una identidad que deje de estar constreñida a los condicionamientos con los que arrastra. Pues basta el rechazo para que se deshaga su afán de libertad, basta la soledad para sentirse ajeno.

Tal deseo infinito de libertad, tal anhelo sin medida de pertenencia.

Cailgrama Logo.webp
bottom of page